Senderismo

Nos gustamos mucho los deportes de aventura como el barranquismo… pero al menos podemos disfrutar de las fantásticas excursiones de montaña que esta región tiene para ofrecer. El senderismo nos da la oportunidad de descubrir, respirar la naturaleza y, sobre todo, nos da una sensación infinita de libertad. Si deseas explorar las altas montañas, buscas desafíos físicos, deseas aprender sobre flora, fauna y geología, o deseas pasar un día con la familia: conocemos la zona mejor que nadie y aconsejarle es un gran placer.

Durante los meses de verano de julio y agosto, ofrecemos un recorrido diario guiado. Todo lo que tiene que hacer es elegir la ruta que evoque su curiosidad y se registre. Todos los recorridos están acompañados por un guía de montaña certificado y incluya un seguro adecuado de deportes de montaña. Y la mejor parte es: no tenemos que volver al punto de partida, porque al final del recorrido nuestra furgoneta nos espera.

Material requerido

  • Ropa deportiva
  • Botas de caña alta
  • Mochila
  • Protección solar
  • Snacks y bebidas (al menos 1.5 litros por persona)
  • Ropa impermeable
  • Bastones (opcional)

Incluido

  • Guía de montaña
  • Transporte
  • Asistencia de seguros y rescate
  • Seguro de responsabilidad civil

No incluido

  • Snacks y bebidas

Resumiendo

Temporada:  junio – noviembre
Duración:      de 3 a 10 horas
Grupo:             min 4, max 12 personas
Edad:                a partir de 5 años

A Francia y de vuelta

Salimos esta mañana del Hospital de Parzán y comenzamos una tranquila caminata a lo largo del río Barrosa. Un buen calentamiento digamos, porque lo que nos espera es un recorrido desafiante para el verdadero fanático a través de alta montaña. Parte de la ruta recorre la cresta que separa España de Francia: el verdadero corazón de los Pirineos. Cuando dejamos nuestro camino a lo largo del río, comenzamos la subida hacia Francia. Con las imponentes rocas del Circo de Barrosa a nuestro alrededor, cruzamos la frontera más de mil metros más arriba que nuestro punto de partida. Y lo cruzaremos un par de veces. Nuestro camino continúa con a la mano izquierda Francia, a la derecha España. Solo volvemos a situarnos por debajo de los 2.500 metros cuando volvemos a elegir España y empezamos nuestro descenso desde Puerto Viejo. Al comienzo del túnel de la carretera a Francia, podemos sentirnos cansados pero atisfechos. Aquí nos espera la furgoneta.  A partir de 14 años.

A la sombra de Monte Perdido

Cuando estás parado en algún lugar, no ves dónde estás parado, sino todo lo que lo rodea. Si quieres ver la montaña misma, es mejor que subas a una cumbre adyacente. El valle que visitamos hoy es la alternativa perfecta a la cercana y popular Ordesa. Buscamos a los caminos menos transitados y somos recompensados con hermosas vistas de los picos monumentales que se encuentran dentro de los límites del parque. Desde el Valle de Pineta ascendemos por La Larri, Plana es Corders y Plana Fonda hasta el punto más alto que alcanzaremos hoy: El Comodoto (2355). Desde aquí seguiremos la cresta de la Sierra Espierba y descenderemos gradualmente hacia el pueblo del mismo nombre. Dependiendo del nivel del grupo, la ruta puede hacerse un poco más larga o más corta. A partir de 14 años.

Agujas de Lavasar

Donde todos van a la izquierda, nosotros vamos a la derecha. Y luego, de repente, terminamos en una parte muy pequeña de la Patagonia. Las Agujas de Lavasar nos permiten fantasear sobre las chilenas Torres del Paine; para una miniatura de esto no tenemos que viajar medio mundo. Desde el Refugio de Lavasar buscamos nuestro propio camino hacia las agujas. La ventaja que tenemos hoy es que nuestro punto de partida está más de 1900 metros sobre el nivel del mar, con lo que comenzamos relativamente alto. Sin embargo, tenemos una buena subida por delante hasta el Collado de la Pala del Puerto (2607m). Aquí dejamos el alto Pico Cotiella por un lado, para comenzar el descenso en un valle distinto que donde comenzamos. Una vez que llegamos al Refugio Santa Isabel, podemos quitarnos las botas: desde aquí nos traen a casa en furgo. A partir de 14 años.

Atravesando la pared de roca

Si ya has estado en Ainsa, ya lo has visto: la Peña Monteñesa. La montaña tiene una forma llamativa en un entorno aparentemente más plano. Y no solo desde lejos es geológicamente una vista interesante. Nuestro viaje de hoy nos lleva a través de la Faja del Toro, o el ‘cinturón del toro’. Las fajas, que a menudo están ubicadas a gran altitud en paredes verticales de roca y casí parecen túneles semiabiertos. Se pueden encontrar varias fajas en esta zona y nos ofrecen vistas espectaculares. La Faja del Toro nos lleva de vuelta al pueblo de Ocins: ascendemos por un camino encima de la faja. La cima de la Peña Montañesa hoy solo miramos desde una distancia, por lo tanto el recorrido está accesible para todos los mayores de 12 años. Sin embargo, no se equivoque: todavía encontramos nuestro desafío en una subida de más de mil metros de desnivel.

Vista de rana, vista de pájaro

También hay viajes adecuados para que los más pequeños podrían disfrutar del senderismo de montaña. Dividimos el día en dos caminatas cortas, para que siga siendo agradable para todos. En Tella buscamos ermitas antiguas, construidas en el espolón de una montaña desde donde tenemos hermosas vistas. Luego vamos a descubrir el valle de Escuaín. Cuando miramos hacia abajo, vemos los ríos del valle corriendo en la gran profundidad. Si miramos hacia arriba, tenemos una gran oportunidad de descubrir un quebrantahueso. Ambos recorridos son casi horizontales, y en total solo hay una distancia de 5 kilómetros, por lo que también es fácil de hacer para las piernas cortas. Sin embargo, las vistas son igual de bellas …
A partir de 6 años.